FISIOTERAPIA NATURAL

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

10-Ago-2016

Las ventosas de los Olímpicos

El tratamiento con ventosas es una técnica milenaria, cuyo origen data de entre los años 265-420 AC, o al menos es ahí donde encontramos las primeras referencias escritas, en la China de la dinastía Jing.

Existen escritos que mencionan las ventajas de esta técnica en la medicina Egipcia, Hindú y Árabe, donde denominan a esta técnica “Hijhama”.

Hipócrates y Galeno, padres de la Medicina Occidental, también escribieron referencias acerca de sus beneficios e indicaciones.

En Europa no es hasta el Siglo XIX cuando empiezan a ser utilizadas en diferentes ámbitos, sobretodo para el tratamientos de dolores musculares y respiratorios.

La técnica consiste en la aplicación de ventosas, bien de cristal, de bambú o de plástico, sobre la zona afectada, provocando un efecto de succión que  favorece la circulación sanguínea y linfática.

Dicho efecto de “vacío” produce:

* una activación de la circulación local,

* estimula el metabolismo,

* regula el sistema nervioso periférico,

* mejora el aporte de nutrientes en tendones y músculos,

* provoca un efecto relajante a nivel muscular local, así como un efecto analgésico, favoreciendo la eliminación de factores patógenos externos, como el frío y humedad.