FISIOTERAPIA NATURAL

17-Nov-2017
 

Pilates, el aliado fiel de los corredores

 En ocasiones cometemos el error de pensar que para un mejor entrenamiento de running sólo es necesario correr y correr, pero nos olvidamos de que se trata de un deporte de alto impacto que puede dañar nuestros músculos, articulaciones y tendones además de, en el caso de las mujeres, la musculatura del suelo pélvico, la cual debemos vigilar con especial cuidado.

 Todo esto lo vemos reflejado en molestias y lesiones en rodillas, cadera, espalda, musculatura acortada, descompensaciones musculares…. Por ello, es muy importante tomar medidas para minorar los efectos negativos que nos puede producir el running.

Recordemos que un músculo acortado es mucho menos eficiente que uno elongado, tónico y de fatiga lenta. Nuestra columna lumbar, en cada zancada, recibe continuos impactos que, por pequeños que sean, pueden causar daños en el cuerpo de nuestras vértebras y el anillo fibroso intervertebral, para ello se aconseja que los corredores trabajen la musculatura profunda de la espalda (multífidos, dorsal largo…) y los músculos estabilizadores como el oblícuo del abdómen y los rectos, consiguiendo una “faja” abdominal tónica, flexible e imprescindible para prevenir posibles lesiones de espalda.

El Método Pilates trabaja de manera diferente los músculos, ya que lo hace a lo largo de toda su longitud, promoviendo la acción de diferentes fibras musculares.

Practicando Pilates Mat, al menos dos veces por semana, notarás una enorme diferencia en tu postura, técnica de carrera y equilibrio, además de que, en cada sesión:

 

· Fortalecerás la musculatura de la espalda de una manera uniforme y eficiente, que ayudará a mejorar la flexibilidad y estabilidad de tu columna.

 

· Correrás de manera más eficiente en cuestas, con la musculatura más estabilizada y con más fuerza.

 

· Mejorarás tu capacidad respiratoria, aumentando la oxigenación y la resistencia a través de una correcta respiración; en Pilates respiramos expandiendo nuestras costillas y diafragma y eso te ayudará en tus carreras, para por ejemplo, combatir el “famoso” y dichoso flato.

 

· Sufrirás menos tensión en cuello, cabeza y hombros.

 

· Mejorará tu conciencia corporal y se incrementará tu capacidad de concentración reduciendo el riesgo de lesiones ayudándote en la recuperación.

 

El Método Pilates, además de ser un sistema de acondicionamiento físico, trabaja el concepto cuerpo-mente.

Aprende a entender tu cuerpo, escúchalo y manéjalo de una mejor manera…

 

¡¡ PRACTICA PILATES con ANA TEJEDOR en FISIOTERAPIA NATURAL!!