FISIOTERAPIA NATURAL

05-Ene-2016
 

Dieta para recuperar el equilibrio tras las fiestas

Tras estos días de reuniones familiares, de trabajo, celebraciones y excesos varios, es recomendable sentarse con uno mismo para retomar el equilibrio y el orden en nuestra salud. Para ayudarte un poco, en este artículo, voy a intentar darte unas pautas sencillas de seguir para retomar los buenos hábitos de la manera más sencilla posible.

 

En primer lugar, lo que queda de mes tómatelo como una carrera de fondo, no pretendas perder todos los kilos en la misma semana, es IM PO SI BLE, además de IN SA NO. Por ello, te aconsejo que empieces por retomar el buen hábito del desayuno, siéntate por las mañanas y disfruta de un buen desayuno a base de leche vegetal (avena, arroz, almendra...), cereales o tostada integral con aceite, un buen zumo natural o una pieza de fruta de temporada (naranjas, kiwis, piña...), unos pocos frutos secos (almendras y nueces crudas), y unas pasas. Tras este desayuno puedes estar orgulloso de que has ingerido suficiente energía (hidratos de carbono) con poca grasa para afrontar la mañana. A mitad de jornada permítete un descanso y tómate una pieza de fruta, unos frutos secos o un par de tostadas con jamón serrano, por ejemplo, te ayudará a no descender tu nivel de glucosa en sangre y sentir un hambre atroz antes de comer. A la hora de comer intenta no mezclar hidratos de carbono con proteína, hacen que tu digestión sea más lenta, genera más desecho graso y provoca mayor inestabilidad de tu glucosa en sangre, por lo que sentirás después de comer, casi con toda seguridad, un sueño hoooorrible. Una buena combinación es verduras con proteínas (carne o pescado), ensaladas con arroz o pasta, legumbres y hortalizas como plato único o con ensalada. Recuerda que la ensalada no tiene porque ser de lechuga y tomate, existe la escarola, las endivias, los canónigos, la espinaca...la granada, la piña, los frutos secos, la soja, la zanahoria, la cebolla... Tras una comida ligera pero completa, afrontamos la tarde y a mitad de la misma hacemos "un break", como en la mañana, y nos tomamos una pieza de fruta, unos frutos secos o un par de tostadas con atún, por ejemplo. Ya por la noche, para cenar, intenta ingerir purés, sopas, cremas de verduras, con poca patata (calabacín, puerro, espinaca, multiverduras,....) y si te quedas con hambre toma algo de proteína, preferentemente de pescado y a la plancha (para que no sea muy pesada tu digestión). Todo esto debe ire regado de, al menos, 8 vasos de agua al día y preferentemente fuera de las comidas. Con estos sencillos consejos te aseguro que recuperarás el equilibrio después de unos días de excesos, podríamos decir...inevitables.

FELIZ VUELTA A LA REALIDAD!! Y FELIZ AÑO NUEVO!!