FISIOTERAPIA NATURAL

05-Ene-2016
 

Tratamiento manual para el dolor de cabeza

Desde hace siglos son conocidas las acciones curativas y sanadoras de las terapias manuales. Nada es más agradable que una mano cálida y sensible cuando tenemos, sobre todo, algún tipo de desajuste, bien físico o psíquico.

 En este artículo vamos a aprender a eliminar un dolor de cabeza a través de un Masaje Cráneo-Facial Sedante. Para comenzar, es interesante explicar que los dolores de cabeza, y esa sensación de “martilleo” y “presión” que sentimos, es debido a un exceso de presión sanguínea en las venas y arterias que recorren nuestra cabeza y que tienen su origen en multitud de factores: nerviosismo, estrés, mala alimentación, etc...

Simplemente necesitaremos seguir los pasos que explicamos a continuación. Tome una silla con respaldo bajo, y sitúese en una habitación con poca luz. Introduzca los pies en una palangana con agua muy fría (si fuera necesario añada cubitos de hielo). Apoye la cabeza, totalmente relajada, en el abdomen del terapeuta. El terapeuta impregnará sus manos con un par de gotas de esencia de lavanda, por su poder relajante y altamente sedante, a continuación efectúe los siguientes pasos:

1. Acaricie la faz suavemente, de abajo a arriba, desde la barbilla hasta la frente, como si estuviéramos quitando el sudor. Agudice la suavidad en las cavidades oculares (3 veces).

2. Con los pulgares uno sobre otro, y partiendo del entrecejo, dibuje un arco hasta la sutura coronal, ejecutando una ligera presión en dicho punto, manténgala durante tres segundos (3 veces).

3. Con el pulgar de la mano derecha sobre la mitad de la ceja derecha del paciente y el pulgar izquierdo sobre la mitad de la ceja izquierda, dibuje también dos arcos paralelos que terminen en la sutura coronal, a igual distancia del punto anterior, mantenga la presión durante tres segundos (3 veces).

4. Igual que el movimiento anterior pero partiendo del final de cada una de las cejas del paciente, terminando en la sutura escamosa (3 veces).

5. Con los dedos índice y corazón, presionando suavemente la zona de la sien del paciente, formando círculos hacia delante con intención de relajar (3 veces).

6. Vuelva otra vez al entrecejo con los pulgares, esta vez separados, y realice un movimiento en dirección a los oídos del paciente, como si pretendiese “peinar” las cejas, pero una vez llegado a los oídos, recórralos por el exterior y por el interior con los dedos índice y corazón, taponando por tres segundos el pabellón auditivo con una presión muy suave y agradable (3 veces).

7. Realice el mismo movimiento, pero partiendo de los lóbulos laterales de la cavidad nasal, y en la misma dirección que el anterior, hacia los oídos, realizando el mismo movimiento y terminando también con una presión suave de tres segundos de duración (3 veces).

8. Partiendo de la mitad del labio superior, con los pulgares separados pero muy cerca de las fosas nasales, trace dos líneas hacia los oídos, terminando como en los pasos anteriores, recorriendo los pabellones auditivos con los dedos índice y corazón y presionando durante tres segundos (3 veces).

9. En esta ocasión sitúe sus dedos pulgares en la mitad del labio inferior, y trace igualmente dos líneas hacia los oídos, para terminar recorriendo los pabellones auditivos con los dedos índice y corazón y presionando durante tres segundos (3 veces).

10. Para terminar repita el paso número 1, afloramientos muy suaves desde el mentón hasta la frente para concluir el masaje de una forma relajada y suave.

Es muy interesante a la hora de hablar de este tipo de masajes, la importancia que tiene el empleo de las visualizaciones a la hora de que el propio paciente se cree una imagen relajante (que él mismo sabrá cuál es, por lo que no ha de ser impuesta por nadie), en su cabeza y que le ayude a eliminar el dolor y las molestias. Nos ayudará también aplicar este tratamiento con música clásica de fondo (piezas como “Claro de Luna”, de Debussy, por ejemplo, nos resultarán de gran ayuda a la hora de crear un ambiente positivo y sobre todo agradable).