FISIOTERAPIA NATURAL

24-Jul-2017
 

Roturas de fibras, sintomas, causas y tratamiento

Los llamados tirones musculares, se caracterizan por la aparición de dolor repentino, agudo e intenso, como cuando recibes una "pedrada" y localizado en un punto muy concreto.

En los casos leves (roturas pequeñas), el dolor es la única señal.

En casos más graves con desgarro de todo un músculo, aparece también un hematoma (colección de sangre) bastante aparatoso, debido a la hemorragia interna.

Si el dolor llegara a ser muy intenso puede aparecer mareo y sudor frío.

Las causas generales son contracciones violentas del músculo, o estirones súbitos y bruscos o una carga excesiva cuando está fatigado o no se ha calentado lo suficiente.

Desde Fisioterapia Natural, en los casos de roturas de fibras, en fase aguda, te aconsejamos la aplicación de hielo lo antes posible, medidas compresivas locales y acudir a un centro de fisioterapia antes de las 72 horas, si es posible, para detectar si se trata de una rotura, una elongación o una simple contractura fuerte. Si se tiene una rotura o elongación lo primero que hay que hacer es parar la actividad y descansar unos días. Se debe en primer lugar, aplicar hielo o compresas frías sobre la zona dolorida durante unos 10 ó 15 minutos. Luego debe colocarse un vendaje compresivo alrededor del músculo afectado. Después de unos 20 minutos se quita el vendaje, se deja descansar 5 minutos, y se vuelve a poner. No se debe aplicar calor. La mejor prevención es calentar adecuadamente el músculo sin prisas, hidratarse antes durante y después del ejercicio y utilizar la técnica deportiva de la forma más correcta posible. El tratamiento manual, de acupuntura y estiramientos suaves llevados a cabo por un fisioterapeuta acorta el proceso de baja y mejora la calidad de la cicatriz muscular que queda tras una lesión de este tipo.